Rincón del Director

Rincón del Director

La Conferencia Ministerial Mundial en Moscú debe ofrecer soluciones multisectoriales para combatir la tuberculosis.

Un mensaje de José Luis Castro, Director Ejecutivo, La Unión

La presentación, el mes pasado, del Informe Mundial sobre la Tuberculosis (TB) 2017 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio, a todos los que trabajan en la comunidad de TB, un mensaje muy claro. No hay aceleración en la respuesta global a la TB, sino lo contrario. El progreso se estanca y el mundo no se ha centrado en el objetivo de eliminar la TB para 2030, ni siquiera estamos cerca.

El informe confirmó que la tuberculosis sigue siendo la principal causa de enfermedades infecciosas en el mundo. Las cifras indican que, a nivel mundial, 1,7 millones de personas murieron de tuberculosis en 2016 (incluidas casi 400,000 personas con tuberculosis asociada al VIH) y 10,4 millones de personas enfermaron de tuberculosis. Sorprendentemente, 4.700 personas pierden la vida con TB todos los días.

Para la Conferencia Ministerial Mundial de la OMS sobre TB *, en Moscú desde el 16 de noviembre, lo que está en juego nunca ha sido tan importante. Además de ser un marcador crítico en el camino hacia la primera reunión de alto nivel (HLM) sobre TB de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) en 2018, la reunión de Moscú debe generar el impulso necesario para lograr que la TB se encuentre en las agendas de cada país en todo el mundo, movilizando a cada presidente y primer ministro para que actúen. Durante muchos años, la tuberculosis ha pasado desapercibida para la conciencia pública mundial y el compromiso político ha flaqueado frente a otras demandas más actuales. El resultado ha significado una delegación del problema de la TB, y su prevención, a las comunidades médicas y de salud pública, con una inversión y responsabilidad limitada por parte de los políticos y otras partes interesadas claves. Esto no puede continuar si queremos vencer esta epidemia. Un enfoque multisectorial es el único acercamiento a este problema. La reunión de Moscú puede ofrecer esto, pero el tiempo se está agotando.

Entonces, ¿cómo hacemos que la reunión ministerial de Moscú cuente? La Unión aboga por compromisos más firmes de todos los sectores que trabajan para abordar la TB, es decir, líderes mundiales, gobiernos, instituciones interesadas, partes interesadas y la sociedad civil, entre ahora y la HLM en 2018. En términos reales, esto significa una gran carga en donde los países deben proveer de  medios financieros y apoyo en diagnóstico para encontrar casos de TB faltantes y asegurar que el tratamiento sea accesible para todos; significando que la investigación y el desarrollo (I + D) de TB debe ser una prioridad en los presupuestos nacionales de cada país. Todos los países deben adoptar y aplicar las normas revisadas de la OMS para los regímenes de tratamiento de TB-MDR, porque un calendario de tratamiento más corto (nueve meses en lugar de 22-24) significa menos carga para los sistemas de salud, las comunidades y las economías locales. Estos compromisos deben ser responsables y vienen con fechas de entrega firmes e indicadores de desempeño que aseguren que el cronograma no pueda, no debe, posponerse.

También abogaremos por un cambio en el enfoque de I + D para los medicamentos antituberculosos. El tratamiento de TB requiere un cóctel de múltiples antibióticos. No es práctico ni deseable probar un medicamento a la vez. Debemos probar nuevos regímenes completos de medicinas múltiples simultáneamente.

Cuando esté en Moscú, abogaré por estos cambios y compartiré iniciativas que ofrecen ejemplos de lo que se debe hacer. Iniciativas como el ensayo clínico STREAM: el primer ensayo clínico aleatorizado multinacional del mundo para evaluar la eficacia, la seguridad y el impacto económico de los regímenes de tratamiento de la tuberculosis multirresistente resistentes a la tuberculosis (MDR-TB). STREAM acaba de publicar los resultados preliminares que muestran que el régimen de nueve meses está muy cerca de la efectividad del régimen de 20-24 meses recomendado en las guías de la OMS de 2011, cuando ambos regímenes se administran en condiciones de prueba. El ensayo STREAM demuestra la enorme importancia de evaluar los regímenes de tratamiento en ensayos clínicos para comprender plenamente su potencial. Y es solo un paso que debe darse para vencer a la tuberculosis.

Y también compartiré el enfoque innovador de I + D desarrollado por The Life Prize, que incentiva a la comunidad investigadora para que la colaboración sea el centro de I + D, con el objetivo de avanzar hacia tratamientos nuevos y efectivos para curar la tuberculosis: en un mes o incluso menos

Uno de los resultados planificados para la reunión de Moscú será la firma de una Declaración Ministerial por parte de los países para acelerar la acción para eliminar la TB. Colaboremos todos para asegurarnos de que los compromisos contraídos en Moscú informen a la HLM de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la tuberculosis el año próximo y sean lo suficientemente valientes como para permitirnos enviar a la tuberculosis a los libros de historia.

* La Conferencia Ministerial Mundial de la OMS sobre el fin de la tuberculosis en la era del desarrollo sostenible: una respuesta multisectorial, 16-17 de noviembre, Moscú. Leer más: http://www.who.int/conferences/tb-global-ministerial-conference/en/

Lea acerca del Life Prize: http://www.thelifeprize.org/

 

José Luis Castro
Director ejecutivo
La Unión