Mensaje del Director Ejecutivo

Mensaje del Director Ejecutivo

Esta vez, la Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre enfermedades no transmisibles debe cumplir

Mensaje de José Luis Castro, director ejecutivo, La Unión

Las enfermedades no transmisibles (ENT) son la amenaza más grande del mundo para la salud hoy en día. Incluyen todos los cánceres, diabetes y otras condiciones no infecciosas y son la causa principal de muerte y discapacidad en todo el mundo – responsables de 40 millones de muertes cada año, 15 millones de ellas son prematuras. Sin el ímpetu de los países y su liderazgo para comprometerse a actuar, la trayectoria de muerte y discapacidad por ENT solo puede ir en una dirección.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas tienen la meta de reducir un tercio la mortalidad prematura por ENT para 2030. Pero si esto sucede, la respuesta de salud pública debe revisar su enfoque respecto de las ENT como entidades separadas, cuidadosamente desprendidas de las enfermedades infecciosas tales como tuberculosis (TB). Si se logra el objetivo de la cobertura sanitaria universal, la respuesta integrada a toda la prevención, cuidado y tratamiento de enfermedades no es opcional - es el único enfoque posible.

La necesidad de una respuesta integrada está respaldada por la evidencia. La diabetes mellitus (DM) y la TB son una combinación letal, ya que la DM casi triplica el riesgo de desarrollar TB, de acuerdo con las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Mirando hacia adelante a septiembre de 2018, tenemos una increíble oportunidad de transmitir este enfoque, dado el cronograma consecutivo de dos Reuniones de Alto Nivel de la ONU sobre TB y ENT, el 26 y 27 de septiembre respectivamente. Esta es la tercera Reunión de Alto Nivel (HLM, por sus siglas en inglés) sobre ENT y la primera sobre TB. ¿Cómo le damos importancia?

La Unión está activando su accionar en varios niveles. Las dos HLM sobre ENT previas no llegaron lo suficientemente lejos como para lograr un accionar concreto o planes financieros sostenibles. Tampoco se dio el tiempo adecuado para destacar la coepidemia letal de DM-TB, o que el uso de tabaco es un impulsor significativo de estas enfermedades y otras condiciones crónicas. La Unión tiene el compromiso de garantizar que, por tercera vez, estas comorbilidades sean prioridades en la agenda.

Además de hacer campaña para el reconocimiento de estas epidemias duales, la comunidad de la salud pública debe enfatizar las ventajas positivas de tener dos HLM cruciales en días consecutivos. La TB y ENT deben ser tratadas en conjunto, no de forma aislada, y la inversión no es excluyente - ambas condiciones requieren un cambio drástico en la obtención de recursos. Por ese motivo, queremos los mismos resultados para ambas HLM: liderazgo comprometido en los máximos niveles; sistemas de salud pública fuertes que sean adecuados al objetivo y accesibles para las personas a las que deben servir; inversión y obtención de recursos sostenidos; y mejores datos y controles. Y por cada declaración política resultante, debe existir un enfoque fuerte en responsabilidad, respaldado por mecanismos que garanticen una implementación sólida de las declaraciones realizadas.  

Es fundamental que las HLM se refuercen mutuamente, con las necesidades de los pacientes, sus familias y sus comunidades, priorizadas por sobre cualquier otro asunto.

Lea más sobre la primera HLM de la ONU sobre TB aquí y sobre la tercera HLM de la ONU sobre ENT aquí

Consulte nuestro kit de herramientas que aboga por un accionar en la HLM de la ONU sobre TB aquí