Mensaje del Director Ejecutivo

Mensaje del Director Ejecutivo

Personas, asociaciones y prevención

José Luis Castro, 31 de julio de 2019

A medida que nos acercamos al Centenario de la Unión y desarrollamos nuestra nueva estrategia quinquenal, he estado reflexionando sobre los logros históricos de nuestro movimiento y sobre lo que se necesita para lograr el éxito ahora y en el futuro.

Hace casi 100 años, nuestros fundadores se unieron para crear una organización que desarrollaría la base de evidencia para terminar con la epidemia de TB y difundir ese conocimiento alrededor del mundo. Desde entonces, la Unión se ha convertido en un movimiento mundial que ha logrado enormes progresos y ha salvado millones de vidas. 

Hoy nos encontramos en un punto crítico de este viaje, y tenemos una oportunidad única. La Reunión de Alto Nivel de la ONU sobre TB de 2018 reunió a los gobiernos del mundo en torno a una agenda común con hitos para la acción y un compromiso político. Ahora nos corresponde a nosotros -profesionales de la salud, científicos e investigadores, sobrevivientes y miembros de las comunidades afectadas, activistas de la sociedad civil, parlamentarios y muchos otros- trabajar juntos en cooperación para garantizar que los gobiernos cumplan los compromisos que han contraído con sus pueblos. 

Esto ofrece una gran esperanza, y para lograr nuestra visión de un mundo libre de tuberculosis y enfermedades pulmonares, creo que debemos centrarnos en las personas, las asociaciones y la prevención. 

Hacer hincapié en las personas significa garantizar que las soluciones se basen en la experiencia vivida por los sobrevivientes y las comunidades afectadas por la tuberculosis y las enfermedades pulmonares. Sus voces son fundamentales para asegurar que las soluciones que desarrollamos estén centradas en las personas e informadas por la mejor evidencia disponible. 

Asociación significa ir más allá de una comunidad de expertos relativamente pequeña para establecer redes y comprometerse con una gama mucho mayor de actores. La declaración política de las Naciones Unidas se compromete a trabajar en todos los sectores, incluyendo nutrición, finanzas, trabajo, protección social, educación, ciencia y tecnología, justicia, agricultura, medio ambiente, vivienda, comercio, desarrollo y una mayor cooperación entre los sectores público y privado. 

Necesitamos la ayuda de estos nuevos socios para invitar a pensar de nuevo en el diseño de nuevas soluciones; y para ayudarnos a ampliar las soluciones que sabemos que funcionan. Derribar silos es un reto al que se enfrentan prácticamente todas las organizaciones y comunidades. Pero si lo hacemos intencionadamente, podremos construir los puentes con los nuevos socios y aliados que necesitamos para acabar con la tuberculosis. Este será un tema importante de nuestro nuevo plan estratégico y de nuestro programa del Centenario, y ya estamos trabajando con los directores ejecutivos de las empresas en el período previo a nuestra 50ª Conferencia Mundial en Hyderabad

Y lo más importante es que debemos centrarnos en la prevención. Esta semana, colegas de la Conferencia IAS lanzaron un llamamiento a la acción para llegar a seis millones de personas que viven con VIH con tratamiento preventivo para la tuberculosis. También anunciamos una nueva colaboración con Sanofi para desarrollar una formación en línea sobre el tratamiento de la infección de tuberculosis latente (LTBI, por sus siglas en inglés).

Como escribí el mes pasado, debemos invertir urgentemente en prevención para tener la esperanza de acabar con la epidemia de tuberculosis. Al proporcionar sistemáticamente terapia preventiva a grupos de alto riesgo como los niños, nuevas infecciones anualmente, podemos reducir significativamente el número de personas que sufren de tuberculosis y enfermedades pulmonares crónicas como resultado de ello.

Si no abordamos la realidad de que una cuarta parte de la población mundial está infectada con tuberculosis latente, nunca lograremos nuestros objetivos. Tras los compromisos de la Reunión de Alto Nivel, ahora hay un impulso para que 30 millones de personas reciban tratamiento preventivo contra la tuberculosis para el año 2022. Y centrarse en la prevención cambia las reglas del juego de otras maneras. Cuando hacemos hincapié en el derecho de las personas a acceder a la prevención, la eliminación de la tuberculosis se arraiga en las necesidades de las personas y las familias, y se convierte en una parte fundamental para lograr la Cobertura Universal de Salud. 

En 1920, no había antibióticos, y mucho menos amplificación del ADN o secuenciación del genoma. Hoy, a pesar de los nuevos desafíos, tenemos el conocimiento, las herramientas y la capacidad de cooperación mundial que los fundadores de la Unión no podían prever. Su coraje y su visión deberían inspirarnos a ser más optimistas que nunca sobre la erradicación de la tuberculosis y las enfermedades pulmonares.