Mensaje del Director Ejecutivo

Mensaje del Director Ejecutivo

Es hora de un gran avance en la TB. El informe de The Lancet Commission, publicado esta semana, ofrece una hoja de ruta para ello.

Mensaje del director ejecutivo José Luis Castro en el Día Mundial de la Tuberculosis, 24 de marzo de 2019

Al leer las noticias de la segunda persona que se curó de VIH, sentí una sensación renovada de esperanza al escuchar el anuncio de este avance. Son momentos como este los que nos muestran que es posible, que somos capaces de hacer grandes avances contra una enfermedad que hace sólo treinta años era mortal e intratable.

Si bien este hito en la epidemia del SIDA está lejos del final, los avances de este tipo son tan necesarios para el avance científico como lo son para nuestra moral. Alimenta nuestra determinación de seguir adelante a pesar de los grandes obstáculos.

Estos momentos nos han acompañado también en la lucha contra la tuberculosis (TB).

El desarrollo de la vacuna BCG, el descubrimiento de la estreptomicina y otros antibióticos que dieron lugar al primer régimen de tratamiento para curar la tuberculosis, los diagnósticos rápidos que distinguen las cepas resistentes a los medicamentos en cuestión de horas, los regímenes de tratamiento mejorados y acortados con efectos secundarios menos graves - estos son sólo algunos ejemplos que me vienen a la mente.

Y el pasado mes de septiembre, cuando los líderes mundiales se reunieron en la Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas (HLM) sobre TB y aprobaron la primera declaración política que contenía compromisos concretos con metas mensurables para la eliminación de la TB, sentí la emoción de estar al borde de un cambio enorme.

Creo que todos experimentamos ese momento como crucial - que el escenario está listo para una acción decisiva que tiene el potencial de producir avances revolucionarios.

Ahora, con la publicación de The Lancet Commission justo antes del Día Mundial de la Tuberculosis, se nos proporciona una hoja de ruta que describe los pasos para lograr los avances que estamos esperando.

Basándose en la experiencia y los conocimientos de 37 expertos en tuberculosis de 13 países, el informe establece cinco inversiones prioritarias para lograr un mundo libre de tuberculosis dentro de una generación. Estas recomendaciones incluyen asegurar que los diagnósticos y tratamientos de alta calidad estén disponibles en todas partes donde se necesiten, llegar a las poblaciones de alto riesgo y facilitar su acceso a la detección y prevención de la tuberculosis, aumentar las inversiones en investigación y desarrollo (I+D), invertir en la tuberculosis como una responsabilidad compartida, y hacer que los países y las partes interesadas rindan cuentas.          

A través de estas cinco recomendaciones, el informe divide la respuesta a la tuberculosis para centrarse en primer lugar en la ampliación de las intervenciones existentes para garantizar que las pruebas y el tratamiento de alta calidad sean fácilmente accesibles en todas partes donde se necesiten y para dirigirse a los grupos de alto riesgo, como las personas que viven con VIH y los niños con tratamiento preventivo.

En segundo lugar, se debe incrementar la inversión en I+D para la TB. El informe muestra que la inversión en I+D para la tuberculosis tiene un fuerte retorno de la inversión, con un rendimiento estimado de U$S 16-82 por cada dólar gastado. Del mismo modo, el beneficio económico para los países con una carga elevada es significativo, con ahorros derivados de evitar una muerte por tuberculosis que se calcula que triplica el costo del tratamiento, y que probablemente será aún mayor en muchos países.

Y finalmente, al establecer un mecanismo de rendición de cuentas, podremos hacer que los gobiernos cumplan su palabra y evaluar y revisar nuestra respuesta a la TB para asegurarnos de que estamos avanzando en la dirección correcta. Al asumir esta responsabilidad como comunidad global, no ponemos la carga sobre un solo gobierno o entidad, sino que prometemos compartir la respuesta a la TB como un tema de importancia mundial.

Con el lanzamiento del Observatorio de TB, una evaluación anual independiente sobre el progreso realizado por los países en el cumplimiento de los objetivos establecidos en la declaración política sobre TB, podemos medir nuestro éxito y cuantificar nuestro progreso. Dirigida por los comisionados de este informe, esta herramienta nos permitirá asegurar que las promesas hechas en la Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre TB se traduzcan en acciones y vidas salvadas.

El lema de este año para el Día Mundial de la Tuberculosis es 'Es hora'. No se me ocurre ningún lema más apropiado para este año, ya que nosotros, como comunidad, estamos listos para el siguiente gran paso.

Es hora de un gran avance. Es hora de acabar con la TB.