Mensaje del Director Ejecutivo

Mensaje del Director Ejecutivo

Un mensaje de José Luis Castro, Director Ejecutivo, La Unión - 19 diciembre de 2018

En 2018, la pasión y la dedicación ilimitadas de nuestro personal, miembros y socios contribuyeron a avances históricos. A medida que pasamos al año 2019, debemos continuar esforzándonos para obtener respuestas centradas en el ser humano a las emergencias de salud globales y trabajar para asegurarnos de que los líderes mundiales nos escuchen y tomen las medidas necesarias.

El año pasado vimos a quienes en los niveles más altos del gobierno confirmaron lo que todos sabemos: que las personas en todo el mundo tienen un derecho innegable a la salud. La primera Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas (RAN de la ONU) sobre la tuberculosis (TB) obtuvo la atención de los líderes mundiales, quienes finalmente se comprometieron con una respuesta basada en los derechos humanos para poner fin a la epidemia de TB.

Al recordar nuestros logros de 2018 y anteriores, me enorgullece ver que el trabajo de La Unión ha tenido a las personas en su corazón desde el principio.

A lo largo del año hicimos campaña contra el abandono de los niños con TB. La publicación del informe de La Unión, Epidemia silenciosa: Un llamado a la acción contra la tuberculosis infantil, sacó a la luz esta deficiencia inexcusable en nuestros esfuerzos para controlar la TB. A medida que esta herramienta de defensa recibió la atención de los medios de comunicación internacionales, La Unión aprovechó su experiencia para desarrollar una nueva hoja de ruta de TB infantil para guiar a los países en sus respuestas sobre TB infantil y adolescente.

Dos proyectos de La Unión, DETECT y TITI, que trabajan para reducir la brecha de detección de TB en esta población vulnerable, dieron a conocer los resultados, y presentan pruebas sólidas de métodos simples y efectivos para identificar a los niños con riesgo de TB, tratar a aquellos que lo necesitan y proporcionar terapia preventiva a otros. Las historias de los niños y sus familias afectadas por estos dos proyectos en Uganda y Benin se compartieron a través de una exposición fotográfica durante la 49.a Conferencia Mundial de La Unión sobre Salud Pulmonar.

Nuestra conferencia colocó a las personas al frente y al centro, como Angelina, una sobreviviente de TB de Sudáfrica de nueve años a quien tuve el honor de conocer. El tema de la conferencia Declaración de nuestros derechos: Soluciones sociales y políticas, se centró en las conversaciones sobre los derechos de Angelina y las personas como ella para recibir un tratamiento rápido y eficaz, sin la carga de las dificultades económicas o el estigma.

Otros aspectos destacados en la Conferencia Mundial de La Unión incluyeron el anuncio de varios avances científicos innovadores: un nuevo método simple para diagnosticar la tuberculosis en los niños; los resultados sobre la eficacia del uso del nuevo medicamento contra la tuberculosis Bedaquiline para tratar la tuberculosis ampliamente resistente a los medicamentos; y una actualización sobre una vacuna potencial para prevenir la TB en adultos.

La 17.a Conferencia Mundial sobre Tabaco o Salud (WCTOH), en la cual La Unión trabaja como secretaría, reunió a líderes en control del tabaco, junto con el tema Unión del mundo por una generación libre de tabaco, que reconoció la necesidad de una respuesta de colaboración internacional para proteger al mundo de los daños del tabaco.

La Unión ha apoyado a los gobiernos y la sociedad civil para que promulguen políticas de control del tabaco que protegen a sus poblaciones desde 2006. Además del trabajo en curso, nosotros y dos organizaciones asociadas fuimos seleccionados para liderar un nuevo proyecto de $20 millones para combatir la interferencia de la industria. Servimos como un perro guardián global y construimos herramientas para ayudar a los países a contrarrestar efectivamente las tácticas engañosas de la industria.

Nuestro equipo de miles de miembros, más de 850 empleados, 25 000 proveedores de servicios de salud rurales, 15 000 voluntarios de la comunidad y miles de organizaciones asociadas en todo el mundo continuaron trabajando incansablemente para asegurarnos de implementar soluciones centradas en el ser humano para los problemas de salud mundiales.

Nuestros proyectos reconfirman nuestro compromiso con estos valores todos los días. En Myanmar, La Unión proporcionó terapia antirretroviral a unas 30 000 personas que viven con el VIH y brindó información sobre tuberculosis, pruebas de detección y servicios a miles de otras personas. En la India, el Proyecto Axshya trabajó a través de una amplia red de socios regionales y locales, y puso a 70 000 personas en tratamiento de TB desde 2010. Nuestras oficinas en Uganda, República Democrática del Congo y Zimbabue trabajaron con programas nacionales para garantizar que los servicios lleguen a poblaciones de alto riesgo como mineros, niños y personas que viven con VIH y diabetes. Además, en China, Singapur, México y nuestra sede en París, coordinamos programas de educación y capacitación, brindamos asistencia técnica, realizamos investigaciones y publicamos revistas que respaldan nuestro objetivo común de reducir la carga de la salud pulmonar.

A través de nuestras 10 oficinas en todo el mundo y nuestros miembros en 147 países, La Unión se convirtió en una voz líder en nuestra comunidad, y solicitó el reconocimiento del derecho de todos a la salud que nuestro trabajo ha demostrado durante más de un siglo.

Esta poderosa red de personal, consultores, miembros y socios de La Unión resultará inestimable cuando entremos al año 2019, un año en el que debemos asegurarnos de que nuestro progreso, tan difícilmente ganado, siga adelante, ya que responsabilizamos a los gobiernos por sus compromisos y exigimos que las promesas se traduzcan en acciones para las personas en todo el mundo.