Tuberculosis Infantil

La tuberculosis es una importante causa de mortalidad en los niños que viven en países donde la TB es un mal endémico. La tasa de TB infantil representa hasta qué punto el contagio dentro de la comunidad es reciente y continua. El diagnóstico suele ser clínico y directo en muchos casos, pero también es difícil de conseguir, especialmente en aquellos grupos de mayor riesgo como son los niños y los bebés malnutridos o infectados con VIH.

Un seguimiento de contacto familiar y una gestión efectiva de la enfermedad pueden identificar a los niños en riesgo de padecerla, los cuales se beneficiarán de estrategias preventivas tales como la IPT, así como de un incremento en la detección de la TB. Existen problemas relativos al diagnóstico y el tratamiento en niños que difieren de los de los adultos. Las necesidades de los niños con TB están empezando a ser reconocidas  en las agendas de salud pública y por las NTP, pero a este respecto aún existen grandes lagunas en las políticas sanitarias. La investigación operacional y la investigación de nuevas formas de diagnóstico y tratamiento nos proporcionan también nuevas oportunidades para mejorar la detección y gestión de casos.

La Unión ha sido un participante muy activo en la mejora de la prevención y la gestión de la TB infantil durante la última década pues trabajamos con diferentes socios desde el subgrupo TB Infantil de la Asociación Stop TB de la OMS. Las diferentes iniciativas llevadas a cabo han incluido el desarrollo directrices para el diagnóstico y la gestión de la TB y la TB/VIH infantiles, para el seguimiento de contacto familiar de los niños, para los regímenes de tratamiento de la TB infantil y para las NTP que de forma constante registran e informan de casos de TB infantil con el objetivo de mejorar la implementación y supervisión de los progresos.

La Unión proporciona a las NTP asistencia técnica y formación en gestión y prevención de TB infantil. Se presta especial importancia al registro e informe constante de datos con el fin de identificar los errores en la puesta en práctica de las políticas sanitarias y a la hora de supervisar los progresos. La formación es decisiva, especialmente en la diagnosis clínica y en problemas relativos a NTP específicos de los niños. La Unión ha desarrollado herramientas tales como la Guía para el diagnóstico y la gestión de la TB infantil y apoya la investigación operacional como un importante mecanismo para identificar y acometer las lagunas y barreras que puedan aparecer en la implementación de las mejores prácticas posibles.