Salud Pulmonar y Enfermedades no Transmisibles

Dado que respirar es vida, la salud pulmonar debería tener la misma prioridad en las agendas de salud pública del mundo que otras emergencias sanitarias tales como la salud cardiovascular o la obesidad. Y sin embargo no es así. Durante los últimos años, La Unión y sus socios han trabajado para poner de manifiesto esta contradicción y el hecho de que las enfermedades pulmonares matan al año a más de 10 millones de personas.

Actividades en Curso

Construyendo conciencia sobre las enfermedades respiratorias crónicas y otras ENT

La Unión se ha unido a los esfuerzos internacionales por concienciar al mundo de esta amenaza causada por el incremento de enfermedades no contagiosas, y lo ha hecho como socio de la Alianza contra las Enfermedades No Transmisibles (ENT) o NCD (Non-Communicable Disease) con la Federación Mundial del Corazón, La Federación Internacional de la Diabetes y la Unión para el Control Internacional del Cáncer. Las ENT, que incluyen no sólo las enfermedades respiratorias crónicas sino también el cáncer y la diabetes, están poco reconocidas y escasamente financiadas por los sistemas sanitarios. Como el mayor número de enfermedades en los países de renta media y baja empieza a pasar de las enfermedades infecciosas a las no contagiosas, este problema se ha convertido en un gran desafío para la salud pública.

Muchas de estas enfermedades, como la diabetes y la tuberculosis, están relacionadas entre sí, lo que genera nuevos e importantes desafíos para los sistemas sanitarios. El objetivo de La Unión es hacer frente a estos desafíos y encontrar soluciones sanitarias para los pobres. Más información en www.ncdalliance.org.

Aplicando el modelo de La Unión contra el asma

El asma es una enfermedad pulmonar crónica no contagiosa que afecta a 235 millones de personas en todo el mundo. Fue en su momento una enfermedad predominante en los países industrializados pero ahora, pasados 20 años, se ha convertido en un problema cada vez mayor en los países de ingresos medios y bajos, particularmente en las áreas urbanas. Aunque el asma no es curable, sí es tratable, y la mayoría de las 250,000 muertes que tienen lugar cada año pueden ser atribuidas a una pobre gestión en el cuidado de esta enfermedad.

Durante los últimos 15 años, ha sido una de las prioridades de La Unión ayudar a los países de ingresos medios y bajos a controlar el asma. La División del Asma ha desarrollado un acercamiento al cuidado de esta enfermedad que está basado en el exitoso acercamiento de La Unión a la tuberculosis, llegando a crear una guía que subraya sus recomendaciones. Leer más.

Diabetes: poner freno a una co-epidemia

Durante los últimos 25 años, gestionar la co-epidemia de VIH y tuberculosis ha representado un enorme desafío para los sistemas de salud en los países de ingresos medios y bajos. En el siglo XXI, está aflorando una nueva clase de co-epidemia, originada por el dramático incremento en el número de personas con diabetes.

Los datos globales muestran que la diabetes incrementa el riesgo de contraer tuberculosis en un rango de 2 a 3. Con un número estimado de 371 millones de pacientes de diabetes en todo el mundo y unas previsiones de crecer hasta los 440 millones en 2030, la epidemia de la diabetes amenaza con provocar una escalada en la incidencia de la TB así como con complicar la gestión de esta enfermedad. Leer más.

Reducir los riesgos para la salud pulmonar por la contaminación del aire en el hogar

Cerca del 50% de la población mundial utiliza combustibles sólidos para cocinar, alumbrar y calentarse. Mayormente utilizados en los países de ingresos medios y bajos, estos combustibles incluyen no sólo el carbón, sino también madera, estiércol, paja y desechos agrícolas. La combustión de estos combustibles libera una variedad de contaminantes, y la exposición a éstos supone un elevado factor de riesgo para varias enfermedades pulmonares. Se estima que, cada año, entre 1.5 y 2 millones de muertes son atribuibles a la polución dentro del hogar.

Dado que las mujeres y los niños pasan la mayor parte del tiempo en casa, existen grandes evidencias que asocian la exposición al humo de los combustibles sólidos y las infecciones respiratorias agudas en niños, así como la enfermedad obstructiva pulmonar crónica (EPOC) y el cáncer de pulmón en mujeres. Se ha encontrado que los hombres presentan un riesgo moderado de padecer EPOC y cáncer de pulmón, principalmente por exposición al humo del carbón.

Como parte del proyecto financiado por el Banco Mundial, La Unión dirigió un estudio de control de casos sobre la relación entre la polución del aire en el hogar y la tuberculosis en Benín y China y desarrolló un monográfico sobre este tema. Leer más.

Dejar de Fumar para pacientes de TB

Proyectos piloto en Bangladesh, Benín, China y Sudan han demostrado los beneficios de ofrecer ayuda para dejar de fumar conjuntamente con una atención de TB. La guía Dejar de Fumar y ambientes Libres de Humo para pacientes de Tuberculosis es una guía de La Unión que ofrece un modelo que puede ser implementado dentro de la estrategia DOTS (tratamiento de corta duración bajo vigilancia directa) para ayudar a los pacientes a dejar de fumar y convertir sus hogares en lugares libres de humo.

Salud Pulmonar Infantil: Atendiendo las enfermedades respiratorias de los niños

Para La Unión, la salud pulmonar infantil ha sido uno de sus focos de acción principales durante los últimos 15 años. Además de desarrollar un método para mejorar la asistencia y los resultados en niños menores de 5 años con neumonía, La Unión ha ayudado en el desarrollo de directrices para la gestión de TB, TB/VIH, las enfermedades pulmonares relacionadas con el VIH y el asma infantiles.

Noticias de Salud Pulmonar y Enfermedades no Transmisibles

Publicaciones de Salud Pulmonar y Enfermedades no Transmisibles