Tributo a Edith Alarcón Arrascue

Tributo a Edith Alarcón Arrascue

La Unión se entristece al anunciar el fallecimiento de nuestra amiga y colega, Edith Alarcón Arrascue, el 27 de agosto de 2019, en Lima, Perú.

Edith dedicó toda su carrera profesional a la tuberculosis (TB). De 1992 a 2002 fue miembro clave del Programa Nacional de TB y Lepra de Perú. Luego se unió a La Unión como consultora de 2002 a 2016, difundiendo sus conocimientos y habilidades al resto de América Latina, con un enfoque particular en los aspectos programáticos del control de la TB y de la TB resistente a los medicamentos.  Edith trajo esta experiencia a la sede de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), donde se desempeñó como coordinadora para la prevención y el control de la tuberculosis multirresistente desde 2017 hasta principios de este año.

Como enfermera licenciada con una maestría en salud pública, Edith trabajó en numerosos comités técnicos en Perú, así como en la Unión, el Fondo Mundial, la OPS y la Organización Mundial de la Salud. También fue autora principal o colaboradora de más de 50 publicaciones sobre TB, además de ser profesora muy solicitada en cursos técnicos sobre TB en toda América Latina. Es importante destacar que Edith fue una líder de pensamiento y defensora de los enfermeros y profesionales afines que trabajan en el campo.

"Edith Alarcón sirvió a La Unión con elegancia y distinción durante 14 años y la extrañaremos profundamente", dijo el Director Ejecutivo de La Unión, José Luis Castro. "Su influencia en el trabajo de La Unión a nivel mundial, y especialmente en América Latina, fue intensa".

"Me siento muy afortunado de haber conocido a Edith y de haber trabajado con ella. Siempre apreciaré su mentoría, su dedicación a la salud pública y su genuina preocupación por el bienestar de los pacientes de tuberculosis. Hago llegar mis condolencias a su familia y rezo para que puedan encontrar solaz y consuelo en los recuerdos de su vida y servicio a los demás".

Compartiendo su tributo, la Dra. Paula I Fujiwara, Directora Científica de la Unión, dijo: "Además de sus aportes profesionales, Edith era una amiga: calma, tranquila, pero con un gran sentido del humor, servicial y siempre elegante.

"Tenemos el privilegio de haberla conocido y de haber sido parte de su vida. Su fe en Dios y el amor de su familia la ayudaron a sobrellevar su última enfermedad. Vaya con Dios, Edith, y que su alma descanse en paz eterna".

Linette McElroy, Presidenta de la Subsección de Enfermeros y Profesionales Afines de la Unión, añadió: "El compromiso de Edith fue un ejemplo para todos, pero especialmente para sus colegas enfermeros de todo el mundo que también se han dedicado a erradicar la tuberculosis".

"Edith no solo echó luz sobre los importantes aportes que los enfermeros y los profesionales afines hacen a la salud de las personas, las familias y las comunidades, sino que también inspiró a otros a hacer lo mismo. Su dedicación y la profundidad y amplitud de su servicio seguirán empoderando a las generaciones actuales y futuras de enfermeros para liderar los cambios necesarios para lograr un mundo sin TB".

Lea más sobre los logros de Edith:

 

La imagen muestra al Director Ejecutivo de la Unión, José Luis Castro, con Edith Alarcón durante una visita al Instituto Nacional del Niño de Perú.

 

Noticias