Respuesta de la Unión a las directrices de tratamiento actualizadas de la OMS para la tuberculosis multirresistente y resistente a la rifampicina

En respuesta a la publicación de nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el tratamiento de la tuberculosis multirresistente (MDR-TB), la Dra. Paula I. Fujiwara, Directora Científica de La Unión, hizo la siguiente declaración:

"Las últimas directrices de la OMS sobre el tratamiento de la tuberculosis multirresistente siguen apoyando un cambio hacia un régimen totalmente oral. La Unión reconoce los desafíos, incluido el riesgo de pérdida permanente de audición, a los que se enfrentan las personas que se someten a tratamiento para la tuberculosis multirresistente en el curso de la administración de medicamentos inyectables y acoge con satisfacción el abandono de su uso habitual".

"La Unión sigue apoyando la investigación en curso sobre las modificaciones del régimen de tratamiento estandarizado de nueve meses recomendado por la OMS en 2016, para obtener las mismas o mayores tasas de curación que el original, ser menos tóxico y evitar cualquier amplificación de la resistencia. Como parte de este enfoque, la Unión trabajará con los países y programas para desarrollar estudios en condiciones de investigación operativa adecuadas sobre la eliminación de la inyección de segunda línea (SLI, por sus siglas en inglés), y ya se han iniciado conversaciones con los países sobre el rol de linezolid (LZD), delamanid (DMD) y bedaquilina (BDQ), como reemplazo de SLI".

"El régimen de tratamiento estandarizado de nueve meses, aunque todavía incluye un agente inyectable, ofrece un régimen de tratamiento más corto para los pacientes elegibles que conduce a tasas de éxito comparables y menos interrupciones del tratamiento en comparación con el régimen de larga duración. La Unión trabaja en estrecha colaboración con los programas nacionales de tuberculosis y recomienda y apoya a los países que deseen continuar con el STR (régimen basado en STREAM) a corto plazo que pasen de la kanamicina (KM) a la amikacina (AM), de acuerdo con las recomendaciones de la OMS".

"Independientemente del régimen que se ofrezca a los pacientes, todos los regímenes de esta nueva directriz siguen siendo largos, entre nueve y 20 meses, y contienen medicamentos que pueden causar al paciente efectos secundarios graves. Como tal, la Unión insta a los proveedores de tratamiento a que den prioridad a un enfoque centrado en la persona en toda la atención de la tuberculosis para garantizar que los pacientes reciban apoyo durante su tratamiento, incluso a través del apoyo psicosocial".

"La Unión promueve que, antes de inscribirse en el tratamiento de la tuberculosis multirresistente, todos los pacientes reciban asesoramiento adecuado para que puedan tomar decisiones informadas y participativas sobre su tratamiento. Es importante que el material de información del paciente esté actualizado y refleje los nuevos cambios en un lenguaje y una forma que los pacientes puedan entender para que estén adecuadamente informados sobre sus opciones de tratamiento".

"La Unión seguirá apoyando a los países para que organicen de la mejor manera posible el diagnóstico y el tratamiento de la tuberculosis multirresistente con las mejores prácticas, incluida la vigilancia y la gestión activas de seguridad de los medicamentos".

"La Unión espera que esta sea la primera de muchas actualizaciones a las directrices de tratamiento de la MDR-TB con ensayos clínicos en regímenes orales más cortos y menos tóxicos en curso".

Noticias