Día mundial de la neumonía: muertes prevenibles de niños en la era del desarrollo sostenible

En el Día Mundial de la Neumonía, 12 de noviembre de 2017, La Unión se une a los miembros del Foro de Sociedades Respiratorias Internacionales y a defensores de la salud de todo el mundo para crear conciencia sobre la neumonía infantil y para pedir una mayor inversión y un compromiso renovado para la salud infantil.

La neumonía causa más muertes entre los niños que cualquier otra enfermedad infecciosa. En 2015, más de 900,000 niños menores de cinco años murieron de neumonía, representando el 16 por ciento de todas las muertes en este grupo de edad. Sin embargo, los tratamientos son de bajo costo y con poca tecnología, y las medidas para prevenir esta infección respiratoria aguda son simples. La lactancia exclusiva durante los primeros seis meses de vida, la buena nutrición continua, la inmunización y la eliminación de los peligros ambientales, incluido el aire contaminado por el humo del tabaco o el combustible de biomasa, son intervenciones preventivas fundamentales.

El nuevo informe de Progreso de la Neumonía y la Diarrea, que es publicado anualmente, de la Universidad Johns Hopkins identifica que solo 15 países de ingresos bajos y medios soportan la carga del 70 por ciento de las muertes por estas enfermedades infantiles. Establece que para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 3.2 - para poner fin a las muertes prevenibles de niños y recién nacidos para el año 2030 - se necesitan urgentemente inversiones inteligentes y formas pioneras para abordar la neumonía infantil.

Nueva Ciencia sobre la Neumonía Infantil, en el contexto del desarrollo sostenible, fue presentada en la 48ª Conferencia Mundial sobre Salud Pulmonar celebrada en Guadalajara el mes pasado. Las innovaciones para el diagnóstico y la atención en entornos de bajos ingresos fueron el centro de atención.

Entre los trabajos presentados, los resultados de un estudio realizado en Malawi, por la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, sobre la tecnología de estufas de combustión más limpia para reducir la contaminación del aire en los hogares. Los resultados mostraron que esta tecnología en realidad no reducía las tasas de neumonía infantil. Los investigadores sugirieron que los programas de estufas más limpias no justifican más inversiones en este momento, sino que deberían enfocarse en intervenciones que ya se sabe que son efectivas.

Se sabe que la terapia con oxígeno ofrece una intervención que salva vidas para personas con neumonía grave, reduciendo las tasas de mortalidad hasta en un tercio. Los beneficios de la oxigenoterapia se conocen desde hace más de 100 años. Sin embargo, la investigación realizada por la Universidad de Melbourne, presentada en Guadalajara, mostró que menos del 10 por ciento de los pacientes en entornos de bajos recursos tenían acceso a la terapia de oxígeno cuando la necesitaban. En muchos países de bajos ingresos, la oxigenoterapia solo es accesible para quienes pueden pagarla.

La Universidad Johns Hopkins presentó una actualización sobre el estado actual del ultrasonido pulmonar como una herramienta de diagnóstico prometedora para la posible neumonía pediátrica, especialmente en entornos de bajos ingresos donde los rayos X no están disponibles de manera confiable. Los hallazgos hasta el momento sugieren que el ultrasonido pulmonar puede ofrecer una alternativa razonable a la radiografía de tórax, con las ventajas adicionales de no tener radiación, ser portátil, rápido de usar y fácil de enseñar.

Dicha investigación muestra que con una mayor inversión en el diagnóstico de neumonía infantil y las innovaciones en la provisión de cuidados, se puede salvar casi un millón de vidas de niños cada año. La Unión se une a los defensores de la salud pulmonar en todo el mundo para pedir un compromiso continuo con este trabajo vital.

Noticias