Más de 100 organizaciones de 50 países denuncian intento de infiltración en la formulación de políticas de la OMS por parte de la Fundación para un Mundo Libre de Humo financiada por Philip Morris International

Expertos en salud pública de todo el mundo instaron hoy al Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud a rechazar el llamado de la Fundación financiada por Philip Morris International (PMI) a la OMS para que colabore en las políticas de control del tabaco. Hacerlo se apartaría de la política estricta de larga data de la OMS de no trabajar con la industria tabacalera, cuyas prácticas comerciales han demostrado ser contradictorias y perjudiciales para la salud pública.

Cuando los expertos en salud pública fueron alertados sobre el enfoque, hecho en anuncios de la Fundación para un Mundo Libre de Humo (FSFW, por sus siglas en inglés) de PMI, más de 279 organizaciones e individuos de 50 países firmaron una carta abierta presentada por STOP (Stopping Tobacco Organizations and Products), organismo de control de la industria tabacalera.

La FSFW está financiada en su totalidad por PMI. Una preocupación clave es que la FSFW ayude a poner en práctica la estrategia de asuntos corporativos de PMI para promover los intereses comerciales de la empresa. Si bien PMI y su concesionario afirman un compromiso de reducir el daño, los informes muestran que los productos de PMI, incluyendo los productos de tabaco calentados, continúan siendo comercializados en gran medida de manera que atraen a los niños y socavan la política de salud pública.

"PMI tiene un largo y bien documentado historial de uso de terceros para infiltrarse en la formulación de políticas de salud", dijo Anna Gilmore, profesora de salud pública de la Universidad de Bath y directora de investigación de STOP. "Nunca se ha logrado ningún beneficio para la salud pública trabajando con la industria tabacalera, por lo que este último enfoque de una entidad financiada por PMI debe ser rechazado. "El apoyo para expresar indignación contra la FSFW financiada por PMI sigue llegando."

Los signatarios de la carta de STOP señalan que involucrarse con la FSFW representaría una amenaza directa para el Convenio Marco para el Control del Tabaco, tratado mundial que guía la implementación de políticas basadas en evidencia que reducen el consumo de tabaco. Colaborar con la FSFW también contradiría la propia advertencia de la OMS sobre la FSFW y las políticas de mejores prácticas que las Naciones Unidas aprobaron para proteger sus políticas contra la interferencia de la industria tabacalera. Según la OMS, se estima que 7 millones de personas mueren cada año por causas relacionadas con el tabaco.

Acerca de STOP (Stopping Tobacco Organizations and Products)

STOP es un organismo mundial de control de la industria tabacalera cuya misión es exponer las estrategias y tácticas de la industria tabacalera para socavar la salud pública. STOP está financiado por Bloomberg Philanthropies y se compone de una asociación entre el Grupo de investigación de control del tabaco de la Universidad de Bath, el Centro global para la buena gestión del control del tabaco, el Departamento de control del tabaco y estadísticas demográficas de la Unión.

Noticias