Los sobrevivientes de tuberculosis llevan sus historias a los políticos en el Capitolio

Más de 20 sobrevivientes de la tuberculosis se reunieron con líderes en el Capitolio en Washington, DC, para compartir sus experiencias con aquellos que tienen la responsabilidad de determinar la respuesta del gobierno estadounidense sobre la tuberculosis tanto en el país como en todo el mundo.

Las reuniones en el Capitolio de los Estados Unidos marcaron el Día Mundial de la Tuberculosis e incluyeron sesiones informativas tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado. El grupo también se reunió con las oficinas de legisladores individuales, incluyendo al congresista Jim Himes de Connecticut, quien se conmovió por los testimonios personales de aquellos que han superado la tuberculosis.

Los testimonios llevaron a los responsables políticos a la realidad devastadora y estigmatizante de esta enfermedad. Una de las sobrevivientes, que tenía cinco años de haber superado la tuberculosis resistente a los medicamentos, había preparado un apasionado discurso sobre la importancia personal de atacar la enfermedad.

Kate O'Brien, una superviviente a quien se le diagnosticó TB durante el embarazo, comento: "Recibí tanto apoyo de amigos y familiares durante mi prueba, que me siento obligado a hablar por los pacientes de tuberculosis que sufren estigma y falta de un sistema de apoyo. Es importante recordar que la tuberculosis a menudo pasa por debajo del radar, porque los que la sufren están ocultos por miedo."

Estas reuniones llegan en un momento crítico. La administración presidencial de Donald J. Trump publicó la semana pasada un breve documento presupuestario en el que se exponen las prioridades de gastos para el 2018. El documento insta al Congreso a cumplir compromisos anteriores que el gobierno de los Estados Unidos ha hecho para apoyar al Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria. Así como los compromisos con los programas mundiales de SIDA y malaria en los Estados Unidos. Sin embargo, el mismo documento pide al Congreso que reduzca los presupuestos para la diplomacia y el desarrollo internacional en un 28 por ciento. Una reducción tan grande en el financiamiento para USAID podría tener un impacto importante en la capacidad del gobierno de tratar la TB.

En respuesta, los defensores están argumentando que la TB, como la enfermedad infecciosa más mortífera del mundo y una enfermedad donde la resistencia a los medicamentos es un desafío crítico,  es una prioridad de salud pública que necesita urgentemente más recursos. Los defensores están solicitando que el Congreso proporcione $ 450 millones para los programas mundiales de TB administrados por USAID, $ 243 millones para los CDC para apoyar la prevención y atención de la TB en los Estados Unidos y $ 1.300 millones para el Fondo Mundial, la fuente principal de fondos para la prevención y cuidado de la TB en el mundo. Los defensores también instaron al Congreso a no eliminar el Centro Fogarty de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, que realiza investigaciones operacionales y capacita a investigadores que trabajan en la tuberculosis, el VIH/SIDA y otras enfermedades infecciosas.

La importancia de apoyar la ampliación de la prestación de los servicios de tuberculosis, de combatir agresivamente la resistencia a los medicamentos y de garantizar una financiación suficiente para la investigación y el desarrollo necesarios para mejorar los medicamentos, los diagnósticos y las vacunas, fue motivo de gran impresión para todos los funcionarios. Esto no podría ser más urgente, dado que el Informe Mundial sobre la Tuberculosis 2016 de la Organización Mundial de la Salud identificó una brecha de US $ 1.300 millones anuales entre lo que se necesita para la investigación y el desarrollo de TB y la financiación realmente invertida.

Los supervivientes de TB estuvieron acompañados por personal de La Unión, AERAS, la Sociedad Americana de Torácica, RESULTS, TB Alliance, la Asociación Nacional de Controladores de TB, el Hospital Infantil de Texas, Qiagen y otros socios de promoción, cuya defensa colectiva es vital para movilizar fondos para tratamiento, prevención e investigación, para terminar con la enfermedad infecciosa más mortal del mundo.

Noticias