Los grupos respiratorios piden una mayor implementación del Convenio Marco para el Control del Tabaco de la OMS en el Día Mundial sin Tabaco

En el Día Mundial sin Tabaco, 31 de mayo, la Unión, junto con los miembros del Foro de Sociedades Respiratorias Internacionales (FIRS, por sus siglas en inglés), pide que se renueven los esfuerzos para reforzar la implementación del Convenio Marco para el Control (CMCT), en todos los países, con el fin de trabajar en aras de la consecución de los Objetivos Globales para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, a fin de garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos, en todas las edades.

El tabaco contribuye a millones de muertes en todo el mundo cada año, y fumar cigarrillos es la principal causa de muchas enfermedades pulmonares. Aproximadamente la mitad de las muertes por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y ocho de cada diez casos de cáncer de pulmón son atribuibles al consumo de tabaco actual y pasado, el tabaco también alimenta la epidemia mundial de tuberculosis.

La OMS dice que la velocidad de la acción para reducir la demanda de tabaco [y las consiguientes muertes y enfermedades] no está cumpliendo con los compromisos mundiales y nacionales de reducir la proporción de personas que fuman tabaco en un 30 por ciento para 2025, y advierte que si las tasas actuales continúan, el mundo sólo logrará una reducción del 22 por ciento para 2025.

Para trabajar en aras de los Objetivos Globales para el Desarrollo Sostenible de la ONU para una mayor implementación del CMCT de la OMS, FIRS hace un llamado para que se hagan mayores esfuerzos para:

  • Aumentar los impuestos y los precios de los productos del tabaco;
  • Implementar un empaquetado liso/estandarizado y/o advertencias gráficas de salud de gran tamaño en todos los paquetes de tabaco;
  • Mejorar el acceso público a servicios gratuitos para dejar de fumar;
  • Promulgar y exigir el cumplimiento de las prohibiciones totales sobre la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco;
  • Eliminar la exposición al humo de tabaco de segunda mano en todos los lugares de trabajo cerrados y lugares públicos, así como en el transporte público;
  • Implementar campañas efectivas en los medios masivos de comunicación que eduquen al público sobre los daños del tabaquismo y el consumo de tabaco y el humo de segunda mano.

Afrontar el tabaco es clave para reducir la morbilidad y la mortalidad por enfermedades pulmonares en todo el mundo, razón por la cual debemos seguir combinando nuestros esfuerzos para mantener la presión sobre los responsables políticos, educar al público y alentar, y apoyar a los fumadores para que dejen de fumar. 

Noticias