"La Unión cuenta con un entorno tan enriquecedor, no hay dos días iguales". Sylvie Drolon, Coordinadora Ejecutiva.

Tradicionalmente, el mes de abril observa el retiro anual de la Junta Directiva de La Unión, cuando los miembros de la Junta Directiva llegan a París para una semana de intensas reuniones y presentaciones, informando sobre la toma de decisiones que influirá en la labor de La Unión en los años venideros. (Lea más sobre el liderazgo de La Unión). Estas reuniones estratégicamente vitales sólo son posibles gracias al trabajo incansable del personal de apoyo, como la Coordinadora Ejecutiva de la Oficina del Director Ejecutivo, Sylvie Drolon.

Sylvie explica: "Este es uno de los eventos más importantes de nuestro calendario corporativo. Es mi trabajo asegurar que las reuniones ocurran en un ambiente organizado y a tiempo, para que las personas que asisten puedan centrarse en el negocio en cuestión”.

"Reunir a todos en el mismo lugar al mismo tiempo con sus horarios es difícil. Afortunadamente, ¡son gente muy servicial!"

Sylvie comenzó su carrera con La Unión en 1999, después de seis años de trabajo en Londres para organizaciones como el Tribunal de Empleo del Gobierno del Reino Unido y el Sindicato de Emergencias Médicas (MERLIN). Fue esta última posición la que le proporcionó inspiración y marcó una clara trayectoria profesional cuando regresó a París.

"Quería trabajar en un entorno internacional para una organización sin fines de lucro", dice Sylvie. "Cuando mi CV llegó a La Unión, coincidió exactamente con su búsqueda de un asistente ejecutivo. ¡Momento oportuno!"

Ahora, Sylvie es la responsable del buen funcionamiento de la labor fundamental que apoya el trabajo crítico de La Unión en 144 países.

"La Unión cuenta con un entorno tan enriquecedor, no hay dos días iguales, y son las diferencias y los desafíos los que me interesan. Trabajo en todo, desde reuniones y planificación de agenda hasta viajes, horarios y tareas especiales. Nunca es aburrido”.

Después de 18 años, Sylvie sigue motivada por el trabajo de La Unión. Recuerda los momentos que han contribuido a su satisfacción laboral, incluyendo pasar tiempo con el ex director ejecutivo de La Unión, la Dra. Annick Rouillon.

 "La Dra. Rouillon era una autoridad importante en la tuberculosis (TB) y en la historia de La Unión. Fue un honor trabajar con ella. Una de las grandes ventajas de trabajar en La Unión es reunirse con las personas que dedican su experiencia a ayudar a otros”. La Dra. Rouillon falleció en 2015 - lea el tributo de La Unión aquí: La Dra. Annick Rouillon

Sylvie añade: "Mi primera conferencia de La Unión fue para la región de África en Conakry en Guinea, África Occidental, en 2000. Visité el Programa Nacional de Tuberculosis y asistí a la profesora Oumou Bah Sow y su equipo en el hospital Ignace Deen de la ciudad. Fue muy inspirador ser testigo del trabajo que hace que La Union sea única".

Trabajar en un entorno global ofrece desafíos inusuales en el día a día. Difícil de olvidar, el día en que nos encontramos varados en Bali con los participantes de la primera Cumbre  TB-Diabetes, debido a una erupción del volcán. Ella indica: "Mi trabajo consiste en estar disponible, ser un diplomático y resolver problemas, nunca fue más evidente que durante este evento en particular. He aprendido a esperar lo inesperado.

Aunque gran parte del impacto de Sylvie es apoyar el trabajo y al personal de La Unión, ella comenta que sus propios sistemas de apoyo son esenciales para esto. "Tengo suerte de tener muchas personas en mi vida que me animan y me inspiran: mis padres, mis hermanos, mi esposo, mis hijas".

Sylvie añade: "Igualmente trabajando con José Luis Castro, el actual Director Ejecutivo de La Unión, que tiene una visión clara de la salud mundial. Él rutinariamente se ocupa de los líderes mundiales, las organizaciones globales y los encargados de formular políticas, pero siempre tiene tiempo para discutir ideas, tomarse un tiempo y sólo tener una charla conmigo.

A medida que La Unión se acerca a su centenario en 2020, sigue siendo cierto que la batalla para acabar con la epidemia de la tuberculosis requiere la contribución de diferentes habilidades y personas, especialmente aquéllas que trabajan entre bastidores, garantizando que La Unión funcione de manera eficaz año tras año.

Sylvie indica: "Siempre estoy dispuesta a contarle a mis amigos y familiares sobre mi trabajo y la organización única a la que pertenezco. Una de mis hijas me contó que quiere ser la jefa de La Unión un día. Esto me hace sentir muy orgullosa.

Noticias