La Unión acoge con satisfacción el nuevo y actualizado Plan global hacia el fin de la TB 2018-2022

La Unión Internacional contra la Tuberculosis y la Enfermedad Pulmonar (La Unión) acoge con satisfacción el actualizado Plan global hacia el fin de la TB 2018-2022 de STOP TB Partnership, lanzado hoy en Yakarta, Indonesia.  

El nuevo Plan global actualizado es un plan de inversión que proporciona una hoja de ruta sobre cómo los países pueden transformar la respuesta a la tuberculosis (TB). Prescribe las formas en que los países pueden alcanzar los últimos objetivos para el tratamiento y la prevención, la investigación y el desarrollo, y la tuberculosis establecidos por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2018. La nueva versión del plan actualiza la edición 2016-2020.   

“El Plan global es un documento histórico para acelerar la respuesta a la TB en todo el mundo”, dijo Paula I. Fujiwara, directora científica de La Unión y presidenta del grupo de trabajo del Plan global de la Asociación.  “La Unión hace un llamamiento a los gobiernos para que asuman la responsabilidad de cumplir con los compromisos asumidos en la declaración política de las Naciones Unidas de 2018 para poner fin a la tuberculosis e implementar el Plan global con la urgencia que exige el desafío de la tuberculosis”.

El Plan global proporciona nueve “paquetes de inversión” diferentes con acciones prioritarias que los gobiernos pueden adoptar en función de su situación epidemiológica específica. Estos paquetes de inversión están diseñados para ayudar a los países a llegar al 90 por ciento de las personas que necesitan atención y servicios para la TB, incluso entre las poblaciones que son particularmente vulnerables a la enfermedad, y para lograr una tasa de éxito del tratamiento del 90 por ciento para 2022. El Plan global también establece un marco claro a través del cual los países pueden invertir su parte del financiamiento en investigación y desarrollo de TB, que es esencial para producir los nuevos diagnósticos, medicamentos y vacunas necesarios para poner fin a esta epidemia.

“Invertir en la TB no es solo una política de salud pública, sino también una sólida intervención económica”, dijo Fujiwara. “Como lo deja claro el nuevo modelo del Plan global, los países pueden esperar ver un beneficio económico de $44 por cada dólar invertido, con un beneficio económico global neto de $711 mil millones por implementar completamente el Plan global. Invertir en el Plan global significa que todos ganas: los gobiernos, las comunidades afectadas por la tuberculosis y el mundo”.

Noticias