La reforma tributaria del tabaco en Georgia se construyó a través de la colaboración de múltiples partes interesadas

Los Ministerios de Salud, Finanzas y Agricultura de Georgia han trabajado juntos para reformar el impuesto al tabaco, y se han comprometido a alcanzar los niveles requeridos de la Unión Europea dentro de diez años.

Los impuestos sobre el consumo de productos de tabaco aumentaron 0,6 GEL (US $ 0,22) a principios de 2017, el primer trabajo práctico del nuevo documento de la Política de Tributación del Tabaco de Georgia. Este ofrece cuatro hipótesis para aumentar el impuesto sobre el tabaco a los niveles de la Unión Europea (60 por ciento de las ventas ponderadas medias) en plazos que varían entre cinco y diez años.

El documento también incluye un marco legal, los impactos proyectados sobre salud y tributación, y opciones para modelos de financiamiento sostenible para programas de prevención de enfermedades no transmisibles. Fue redactado por funcionarios gubernamentales con un grupo de trabajo experto compuesto por representantes de aduanas, Banco Mundial, organizaciones no gubernamentales y expertos fiscales independientes.

"El aumento del impuesto al tabaco es la política más poderosa para reducir el consumo de tabaco a largo plazo. Es de alto impacto y rentable. Con demasiada frecuencia hay una desconexión entre los Ministerios de Salud y Finanzas, pero ambas partes son vitales para construir una política fiscal efectiva ", indicó el Dr. Ehsan Latif, Asesor Principal de La Unión en materia de enfermedades no transmisibles y experto técnico en este proyecto. "El logro de Georgia es significativo en el sentido de que todos los interesados clave están trabajando juntos en esto."

"Felicitamos a Georgia por su éxito logrando consenso entre los ministerios para aumentar el impuesto al tabaco para proteger la salud", señaló el Dr. Gan Quan, Director del Departamento de Control del Tabaco de La Unión. "Instamos al gobierno de Georgia a acelerar estos aumentos de impuesto, establecer plazos concretos y asegurar que las políticas para contrarrestar el comercio ilícito estén firmemente establecidas".

Los niveles de impuestos son controlados por los ministerios de finanzas que a menudo tienen pocos antecedentes sobre los impactos sanitarios y sociales del consumo de tabaco en la población, o las consecuencias para la economía. Cuando los ministros de salud y finanzas colaboran en la política tributaria del tabaco, esta puede estar bien diseñada para generar ingresos previsibles y rastrear la inflación y reducir el consumo de tabaco. Los impuestos del tabaco reducen el consumo porque el aumento de precios alienta a la gente a dejar de fumar y evitar que los no usuarios comiencen a fumar.

Una revisión del impacto de los impuestos al tabaco [OMS 2015] encontró que un aumento del diez por ciento en el precio real de los cigarrillos condujo a una disminución de cuatro a cinco por ciento en las tasas de tabaquismo. La mitad de esta disminución en el consumo se debió a que los fumadores dejaron de fumar y la otra mitad se atribuyó a la disminución del ritmo de consumo. En la actualidad Georgia tiene algunas de las tasas más altas de fumadores en Europa, casi el 58 por ciento son hombres y el 6 por ciento son mujeres.

La Unión ha estado trabajando en Georgia desde 2009 como parte de la Iniciativa Bloomberg para reducir el consumo de tabaco.

Noticias