Hacer del control del tabaco una prioridad para lograr la salud pulmonar: comunicado de prensa conjunto

La Alianza del Convenio Marco y la Unión Internacional contra la Tuberculosis y Enfermedades Respiratorias (la Unión) emitieron un comunicado de prensa conjunto para conmemorar el Día Mundial sin Tabaco de 2019.

Ottawa/París, 31 de mayo de 2019 - El uso de tabaco sigue siendo la principal causa de muerte evitable en todo el mundo, matando a más de ocho millones de personas cada año y poniendo a muchos más en riesgo de sufrir una serie de problemas de salud pulmonar a largo plazo en sus años más productivos. La exposición al humo de segunda mano también es un factor de riesgo importante para una amplia gama de enfermedades respiratorias, y causa más de un millón de muertes cada año.

En 2014, un importante estudio puso de relieve los vínculos nocivos entre el consumo de tabaco y el desarrollo de tuberculosis (TB). Publicado en International Journal of Tuberculosis and Lung Disease, el estudio indicó que fumar tabaco con regularidad duplica el riesgo de tuberculosis "recurrente", una afección en la que las personas que han sido tratadas con éxito contra la tuberculosis vuelven a desarrollar la enfermedad.

Para reducir el número de muertes y mejorar la calidad de vida de las personas que padecen problemas de salud respiratoria, el control del tabaco, además del acceso a sistemas sanitarios y tratamientos eficaces, es esencial.

En el Día Mundial Sin Tabaco, alentamos a los fumadores a dejar de fumar como una de las mejores cosas que pueden hacer para promover su propia salud y la de otros miembros de la comunidad.

Instamos a los gobiernos a desalentar el uso del tabaco en cualquier forma educando a las poblaciones sobre sus consecuencias mortales.

Pedimos a los gobiernos que hagan esfuerzos concertados para combatir el tabaquismo, que causa o exacerba la tuberculosis, el cáncer de pulmón, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, el asma, la neumonía, la bronquitis, la reducción del crecimiento y la función pulmonar y la contaminación del aire.

El Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud (CMCT de la OMS) proporciona un conjunto de políticas basadas en la evidencia y rentables para romper el ciclo mortal del consumo de tabaco y las enfermedades pulmonares. Los gobiernos deben tomar medidas urgentes para aplicar plenamente el Convenio, reduciendo así los riesgos que el tabaquismo y el humo de segunda mano suponen para la salud pulmonar.

Reconociendo que una fuerte acción gubernamental puede disminuir el consumo de tabaco en las poblaciones, las Partes del CMCT adoptaron recientemente la Estrategia Mundial para Acelerar el Control del Tabaco y el Desarrollo Sostenible. Los más altos niveles del gobierno cuentan ahora con una hoja de ruta para tomar medidas eficaces que se ajusten a la escala y el impacto de la epidemia de tabaquismo en la salud de las personas y en las economías de los países.

"La clave del éxito de las intervenciones para abordar el tabaquismo y la exposición al humo de segunda mano son los enfoques de todo el gobierno a través de la implementación acelerada del CMCT y el fortalecimiento de los sistemas de salud", dijo el director ejecutivo de la Alianza del Convenio Marco, Francis Thompson. "Una gran cantidad de condiciones de salud pulmonar causadas por el tabaquismo se pueden prevenir, especialmente si implementamos medidas de control del tabaco probadas y efectivas, incluyendo medidas de precios e impuestos para reducir la demanda de productos de tabaco", agregó.

"La evidencia es clara sobre el impacto devastador que el tabaco tiene en la salud pulmonar", dijo el Dr. Gan Quan, director del Departamento de Control del Tabaco de la Unión Internacional contra la Tuberculosis y Enfermedades Respiratorias. "El control del tabaco debe ser una prioridad para los gobiernos de todo el mundo si queremos reducir la gran cantidad de muertes evitables causadas por enfermedades pulmonares relacionadas con el tabaco, y es crucial que no permitamos que la industria tabacalera interfiera o socave las políticas necesarias para proteger la salud pulmonar".

El compromiso de las Naciones Unidas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible es claro: debemos reducir la muerte prematura por enfermedades no transmisibles (ENT) en un tercio para el año 2030.

Podemos lograr los compromisos mundiales y nacionales en materia de ENT si integramos el control del tabaco -un factor de riesgo importante para las ENT- en sistemas de salud más amplios y aceleramos la implementación del CMCT, bajo el paraguas de la cobertura universal de salud.

Hagamos del control del tabaco una prioridad para lograr la salud pulmonar y el bienestar general.

 

Noticias