Día Mundial de la Diabetes: el trabajo continuo de La Unión para vencer a una creciente amenaza mundial

En el Día Mundial de la Diabetes, queremos destacar nuestro trabajo en un proyecto piloto de tuberculosis-diabetes mellitus (TB-DM) en Kampala, Uganda y crear conciencia sobre la creciente amenaza de la TB-Diabetes.

El número de personas con diabetes ha aumentado de 108 millones en 1980 a 422 millones en 2014. Se estima que aproximadamente una de cada siete personas con TB también tiene diabetes. El tratamiento y el diagnóstico preciso de los pacientes afectados por ambas enfermedades puede ser un desafío, especialmente en los países de ingresos bajos y medios.

Desde enero de 2016,La Unión ha implementado, en asociación con el programa de enfermedades no transmisibles del Ministerio de Salud de Uganda, el Programa Nacional contra la Lepra Tuberculosis y la Autoridad de la Ciudad Capital de Kampala, un proyecto piloto TB-DM en Kampala, Uganda.

El proyecto proporciona exámenes de detección activos y cuidado crónico de la diabetes en 10 lugares en entornos urbanos, donde se sabe que las tasas son altas, y los factores de estilo de vida que son riesgos establecidos para la diabetes son frecuentes. Todos los pacientes diagnosticados con TB, incluidos los niños, se someten a pruebas de diabetes en estas instalaciones, como parte del proceso de evaluación.

El Dr. Joseph Nsonga de La Unión ha sido fundamental en la implementación y ejecución del proyecto, el primero de este tipo en el país.

"Antes de este proyecto, no se realizaban exámenes de detección de diabetes. A medida que llevamos a cabo el estudio, estamos estudiando a los pacientes diabéticos, qué medicamentos se usan y las interacciones con los medicamentos para la TB. Al final del estudio, esperamos tener una mejor comprensión de la prevalencia de la enfermedad en Uganda y sabremos mejor sobre los tratamientos necesarios”, nos comenta.

El proyecto, en 18 meses, dio lugar a la detección de 2 879 pacientes con tuberculosis para DM. Diagnosticando a 64 pacientes de TB con DM y proporcionándoles cuidados crónicos continuos.

Noah Waigolo es un enfermedo integral en uno de los centros que ejecutan el proyecto, el Centro de Salud Kawaala en Kampala, Uganda.

"El cribado de la diabetes es importante porque antes se realizaban exámenes de detección de tuberculosis y VIH, pero un paciente podría ser tratado por estas enfermedades y no responder debido a la diabetes subyacente".

"Ahora, cada paciente que ingresa donde sospechamos tuberculosis, también diagnosticamos diabetes. La primera vez que tenemos contacto con el paciente, hacemos un análisis de sangre en ese momento. Si la glucosa en sangre es alta, necesitamos tomar otra prueba antes de comer.

"Después de dos semanas, repetimos la prueba y esto confirma el diagnóstico. Luego consultamos con los médicos y proporcionamos asesoramiento y tratamiento de apoyo, así como los medicamentos necesarios."

Noah explica que las relaciones con los pacientes son una parte importante del proyecto y proporcionan información sobre la enfermedad.

"La diabetes es una afección dolorosa, es importante que entendamos la experiencia del paciente y lo que están atravesando. Al ayudar a estas personas, nos acercamos, como hermanos y hermanas ", dice Noah.

Él explica que las personas que han sido curadas y tratadas se convierten en aliadas para ayudar a educar a otras personas, regresar a sus comunidades para alentar a otros a comprender las condiciones y buscar tratamiento.

Noah es optimista acerca del proyecto: "Me siento feliz de que estamos llevando la lucha contra TB-DM al nivel de TB-VIH".

Alone Lubwama es un granjero de 34 años que vive en el distrito de Kawaala. Fue tratado y curado de tuberculosis, pero volvió a presentar síntomas en julio de este año.

"Estaba demasiado débil para ir al centro de salud yo mismo, un amigo me llevó allí", recuerda Alone.

En el Centro de Salud Kawaala, el nuevo programa de detección lo puso a prueba y descubrió su nivel alto de glucosa, le diagnosticaron TB-DM y ahora está recibiendo tratamiento.

"No tenía miedo, cuando me diagnosticaron diabetes en Kawaala, porque ya había experimentado el tratamiento de la tuberculosis allí".

Su enfermedad lo ha debilitado y le impide trabajar para mantener a su familia. Sus cosechas fallan; sus deudas se acumulan; sus hijos no pueden ir a la escuela este trimestre por falta de dinero.

"La condición me ha afectado tanto, me ha debilitado. Me preocupa no poder trabajar o llevar mis cultivos al mercado y no sé cómo mantener a mi familia, el dinero es una preocupación constante. El proyecto ha ayudado tanto, en proporcionar apoyo y medicamentos, de forma gratuita ", dice Alone.

La pobreza es un factor determinante para enfermedades como la tuberculosis y la diabetes. El manejo de la diabetes requiere un cambio en la dieta, por ejemplo, que muchos pacientes en países de bajos y medianos ingresos no necesariamente pueden pagar. La pobreza y la enfermedad, como la tuberculosis y la diabetes, existen en un ciclo de causalidad mutua, pero proyectos como el programa TB-DM intervienen en este ciclo y brindan apoyo, educación y tratamiento.

El Dr. Joseph Nsonga espera que este proyecto piloto brinde información valiosa sobre el tratamiento de TB-DM y continúe salvando vidas.

"A través de la implementación de capacitación y educación y la detección de la diabetes, hemos logrado evitar que se pierdan pacientes, pacientes que antes pudieron haber fallecido; también, podemos evaluar cómo una enfermedad lleva a la otra. Un paciente que sabemos que tiene TB podría desarrollar diabetes (y viceversa) y podemos ver y entender la relación entre estas enfermedades, y prevenirlas y tratarlas de manera efectiva."

"Recopilamos los datos y vemos cómo los pacientes han respondido al tratamiento, lo que continuará para informar nuestro enfoque sobre TB-DM", expresa el Dr. Nsonga.

 

Noticias