Declaración de la Unión sobre la decisión de la FDA de autorizar la venta de IQOS en EE.UU.

La Unión está preocupada por la decisión de la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) de esta semana de autorizar la venta en Estados Unidos del IQOS de Philip Morris International (PMI), que calienta el tabaco en lugar de quemarlo mediante un sistema alimentado por baterías.

La decisión de la FDA llega a pesar de las crecientes preocupaciones de las organizaciones de salud pública sobre los impactos para la salud de los productos de tabaco calentados (PTC). Los potenciales beneficios y riesgos de los PTC para la salud pública siguen siendo indeterminados, pero las primeras investigaciones independientes indican que las compañías tabacaleras están subestimando los riesgos.

A la Unión le preocupa que decisiones como la autorización de la FDA para la venta de IQOS no debieran tomarse hasta que se disponga de mayor evidencia independiente sobre el impacto para la salud.

Uno de los mayores riesgos de permitir la venta de IQOS es la aceptación de su uso entre los no fumadores y los jóvenes. Necesitamos mucha más evidencia en este ámbito antes de que se permita la comercialización de productos para proteger a los no fumadores y a los jóvenes de la plaga del tabaco.

Además, esta decisión sienta un peligroso precedente para los gobiernos de todo el mundo, que están igualmente presionados para permitir la comercialización de IQOS. Esto es especialmente preocupante en los países de ingresos bajos y medios, donde la industria tabacalera ya está dirigiéndose agresivamente a los consumidores y las políticas de control del tabaco aún no son lo suficientemente fuertes o no se implementan de manera adecuada para proteger a los no fumadores y a los jóvenes.

Es un pequeño consuelo que aún no se haya tomado una decisión sobre la solicitud separada de producto de tabaco de riesgo modificado que PMI también presentó para estos productos para comercializarlos con alegaciones de exposición reducida o de riesgo reducido. Esto significa que PMI no puede hacer ninguna afirmación explícita o implícita de que los IQOS son menos perjudiciales que los cigarrillos.

La decisión de la FDA viene con restricciones de comercialización de los productos en un esfuerzo por prevenir el acceso y la exposición de los jóvenes. Esto significa que los productos han sido prohibidos de la publicidad en la televisión y la radio, y de la comercialización en línea. A la Unión le preocupa que la aplicación de las restricciones de comercialización de IQOS sea difícil, especialmente en las redes sociales, donde los niños y los jóvenes son especialmente vulnerables.

La Unión insta a la FDA a que vigile y analice cuidadosamente la comercialización y venta de este producto para proteger a los niños y jóvenes. Para evaluar el impacto de la decisión de la FDA, será crucial establecer una evaluación post-mercadeo de la aceptación de IQOS entre los no fumadores y los jóvenes.

 

Noticias