7ª Conferencia de las Partes del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco destaca las tácticas de la industria tabacalera

La 7ª Conferencia de las Partes (COP7) del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco (CMCT de la OMS) se realizó en Nueva Delhi, India, del 7 al 12 de noviembre. Asistieron delegados de más 180 países  de organizaciones no gubernamentales como observadores oficiales, incluyendo a La Unión. Durante los últimos 10 años, el propósito de la COP ha sido crear consenso entre las Partes sobre cómo deben desarrollarse e implementarse las políticas probadas para reducir el consumo de tabaco. Sin embargo,  la COP7 se centró en cómo estas políticas se pueden implementar de forma más rápida, eficaz y consistente en todo el mundo.

"El compromiso y la inversión que hemos observado en muchos países durante estas largas negociaciones han resultado en un cambio real, superando lo que incluso los defensores de la salud pública más optimistas proyectaron cuando el CMCT de la OMS fue negociado", expresó el Dr. Ehsan Latif, Director del Departamento de Control del Tabaco de La Unión. "Miles de millones de personas están ahora protegidas del uso del tabaco y sus efectos devastadores sobre la salud y las economías. Sin embargo,  todavía mata a más de seis millones de personas cada año. Esta COP nos ayudó a enfocarnos en cómo acelerar este trabajo que salva vidas.”

Las Partes acordaron que se debería elaborar un nuevo marco estratégico para el CMCT de la OMS para formalizar el proceso de revisión de la implementación. Esto se diseñaría para ayudar a priorizar las necesidades de asistencia de las Partes en áreas específicas de la implementación del CMCT de la OMS, y optimizar las medidas de información de las Partes a la Secretaría. También se incorporarán medidas sostenibles en el nuevo marco.

Otras áreas clave del debate fueron el Protocolo de Comercio Ilícito (PIT); los cigarrillos electrónicos y  los sistemas electrónicos de entrega de nicotina; y el artículo 5.3 - Prevención de la interferencia de la industria del tabaco. Aunque el PIT aún no está en vigor, se alentó a los países a trabajar de manera proactiva en temas relacionados con el comercio ilícito para asegurar que se pueda implementar con eficacia cuando llegue el momento.

La interferencia de la industria del tabaco se mantuvo en primer plano durante toda la semana. Esta COP puso de manifiesto una estrategia sectorial afinada para obstruir y retrasar el progreso durante las sesiones. Debido a que las delegaciones de los países no tienen que declarar vínculos con la industria tabacalera, la COP siempre ha estado sujeta a alguna interferencia. Sin embargo, los observadores oficiales de la COP7 observaron una mayor coordinación entre aquellos que buscan demorar y obstruir el progreso, especialmente con respecto al debate sobre el cigarrillo electrónico. La toma de decisiones sobre los cigarrillos electrónicos se vio afectada, ya que los temas jurídicos y de procedimiento se plantearon una y otra vez.

Dos temas importantes de la agenda sobre la interferencia y la transparencia de la industria tabacalera fueron: en primer lugar, que los delegados de las Partes declararan cualquier vínculo con la industria del tabaco y que se pueda excluir a aquellos con estos vínculos; y segundo, que la presencia de los medios de comunicación y del público durante los debates de la COP debería estar sujeta a nuevas y más estrictas normas.

"Instamos a los países a perseguir plenamente los objetivos que se comprometieron cuando se convirtieron en Partes en este tratado revolucionario", indicó el Dr. Latif. "Las medidas para evitar que la industria del tabaco interfiera en la política de salud pública son ahora lo más importante si queremos lograr frenar la epidemia del tabaco y su actual trayectoria devastadora."

Un importante anuncio durante la semana fue la contribución de 15 millones de libras esterlinas del Reino Unido a la Secretaría para la aplicación a nivel nacional del tratado en los países de ingresos medios y bajos. Se espera que otros países sigan el liderazgo del Reino Unido, dando como resultado una financiación adicional de los presupuestos de desarrollo internacional por parte de países de ingresos altos.

Noticias